viernes, 6 de junio de 2008

El uso del Messenger en el trabajo aumenta la productividad

Un nuevo estudio realizado por investigadores de las universidades de Ohio y California concluyó que los trabajadores que utilizan la mensajería instantánea tipo Messenger, tienen menos interrupciones en el trabajo que aquellos que no las utilizan, por lo que aumenta su productividad.

El estudio pone en tela de juicio la creencia de que el uso del Messenger reduce la actividad y productividad laboral porque produce interrupciones y disctracciones.
Sin embargo, en el estudio demuestran que aquellos que utilizan la mensajería instantánea como sustituto a otros medios de comunicación que interrumpen mucho más, como el teléfono, el email o las conversaciones cara a cara, realizan conversaciones más breves y sufren menos interrupciones el trabajo que si se comunicaran por otros medios.

Según R. Kelly Garret, co-autor del estudio y profesor asistente de comunicaciones de la Universidad de Ohio, la mensajería instantánea tiene unas ventajas que se ven como inconvenientes, ya que han descubierto que las personas que utilizan la mensajería como medio de comunicación se les interrumpe mucho menos.

El estudio se realizó entre mayo y septiebre de 2006 sobre 912 personas que trabajaban como mínimo 30 horas a la semana en una oficina y utilizaban un ordenador durante, al menos, cinco horas al día.

La clave para eliminar los fantasmas que rodean a la utilización de la mensajería instantánea reside en el uso que se le da al messenger. La mayoría lo utiliza para contactar con sus compañeros de trabajo, para saber cuando están disponibles y no interrumpirles cuando están ocupados. También para preguntar, responder u obtener información sobre el trabajo y las tareas que están desempeñando. De este modo el tiempo de conversación, y por lo tanto de interrupción, es mucho menor que si tiene que ir a buscar a la persona y hablar con ella cara a cara.

La naturaleza del Messenger permite utilizar el tiempo de conversación de otro modo. Podemos controlar tras recibir un mensaje, una pregunta o similar, decidir cuándo responder, por ejemplo si estamos muy ocupados en este momento responderemos más tarde, por lo que no interrumpirá el trabajo que se esté realizando en ese momento.

Sin embargo, conviene saber cuando es más adecuado tener una conversación cara a cara. En el caso de conversaciones más complejas o extensas, ganaremos tiempo hablando cara a cara. Pero para preguntas y respuestas rápidas, que suelen ser las más habituales, el messenger nos hará ganar mucho tiempo.

La facilidad de uso y similitudes con e-mail podría fomentar una mayor aceptación de la mensajería instantánea en el lugar de trabajo. Y, si bien el estudio proporciona pruebas claras de que la mensajería instantánea puede ser utilizada con éxito en el lugar de trabajo, Garrett dijo que ésta tecnología no puede ser utilizada de forma tan ámplia como e-mail.

Fuente del estudio Ohio State University Research

8 comentarios:

Inconexo dijo...

Yo creo que la mensajería instantánea genera más interrupciones (al contrario de lo que dice la traducción), pero menos interrupción (como suele decir el artículo *).

Es decir, recibes muchos más mensajes de los que recibirías por correo o por teléfono, pero te supone menos tiempo darle respuesta, y te permite hacer otras cosas mientras.

El teléfono lo odio. Primero, porque no te deja hacer nada mientras estás en la conversación. Segundo, porque tienes que contestar inmediatamente. No puedes estudiar detenidamente las preguntas antes de darle respuesta. Por último, no queda constancia de lo que se ha hablado (normalmente).

El correo electrónico es preferible, pero se emplea demasiado tiempo en corregir ambigüedades, o en tratar de evitarlas, o en obtener las respuestas que estás buscando. Es el mejor método para formalizar un acuerdo, pero de los peores para ponerse de acuerdo en algo.

Por último la mensajería instantánea tiene lo mejor de ambos. Es mucho más rápido ponerse de acuerdo en una idea, pero te permite hacer otras cosas mientras (no es tan instantánea). Además, la conversación queda registrada. No lleva tanto tiempo elaborar una respuesta como con el correo electrónico, pero te permite no atender una petición o retrasar una respuesta en caso necesario (no es tan instantánea).

Como contrapartida, anuncia tu presencia y no siempre quieres que cierta gente sepa cuándo estás en línea.

En resumen, para comunicación interna e informal, la MI es lo mejor. Para acuerdos formales y comunicación con el cliente, lo mejor es el correo electrónico. El teléfono, para cuando no quede otra alternativa.

--
* Sí es cierto que en un punto del artículo cita "People who used instant messaging reported that they felt they were being interrupted less frequently". No estoy de acuerdo con ese punto.

YOGUI dijo...

En mi trabajo usamos Gtalk (por cuestiones de seguridad y de peso esta prohibido el MSN) y nos es de mucha ayuda, sobre todo para comunicarnos con otras sucursales de la empresa y para que informen de errores a los técnicos informáticos.
Usado con responsabilidad es una herramienta mas que productiva.

jlmolero dijo...

Lo que me parece que esta de más en el artículo es nombrar al Messenger en él. Creo que este estudio se refiere a mensajeria interna y privada dentro de la empresa.

Diego Jacobi dijo...

En mi ciber hay un empleado, juntos con otras dos empleadas.
Las chicas no chatean casi nada pero no saben casi nada de informática.
El empleado se la pasa chateando muchísimo y ya no sabemos como hacer para que le entre en la cabeza que no. Deja esperando a los clientes mientras chatea y claro, pierde mucho tiempo que podría hacer otra cosa. Pero lo necesitamos porque es el único empleado que sabe formatear los windowses y no quiero perder tiempo en eso yo.
Además si se lo despide el pobre no come nunca mas.

lurdos dijo...

La liga a la fuente del articulo esta mal, revisala por favor.

Ismael F. Madero dijo...

Ya está solucionado, muchas gracias!

Xterm dijo...

Parece que un investigador de Ohio estaba distrayéndose mucho con el Messenger y su jefe quería echarlo, así que decidió fabricar un estudio que diga que usar el Messenger es bueno para la productividad.

Trustek dijo...

Jejeje, muy bueno xterm...

Un nuevo estudio realizado por investigadores de las universidades de Ohio y California concluyó que los trabajadores que utilizan la mensajería instantánea tipo Messenger, tienen menos interrupciones en el trabajo que aquellos que no las utilizan, por lo que aumenta su productividad.

El estudio pone en tela de juicio la creencia de que el uso del Messenger reduce la actividad y productividad laboral porque produce interrupciones y disctracciones.
Sin embargo, en el estudio demuestran que aquellos que utilizan la mensajería instantánea como sustituto a otros medios de comunicación que interrumpen mucho más, como el teléfono, el email o las conversaciones cara a cara, realizan conversaciones más breves y sufren menos interrupciones el trabajo que si se comunicaran por otros medios.

Según R. Kelly Garret, co-autor del estudio y profesor asistente de comunicaciones de la Universidad de Ohio, la mensajería instantánea tiene unas ventajas que se ven como inconvenientes, ya que han descubierto que las personas que utilizan la mensajería como medio de comunicación se les interrumpe mucho menos.

El estudio se realizó entre mayo y septiebre de 2006 sobre 912 personas que trabajaban como mínimo 30 horas a la semana en una oficina y utilizaban un ordenador durante, al menos, cinco horas al día.

La clave para eliminar los fantasmas que rodean a la utilización de la mensajería instantánea reside en el uso que se le da al messenger. La mayoría lo utiliza para contactar con sus compañeros de trabajo, para saber cuando están disponibles y no interrumpirles cuando están ocupados. También para preguntar, responder u obtener información sobre el trabajo y las tareas que están desempeñando. De este modo el tiempo de conversación, y por lo tanto de interrupción, es mucho menor que si tiene que ir a buscar a la persona y hablar con ella cara a cara.

La naturaleza del Messenger permite utilizar el tiempo de conversación de otro modo. Podemos controlar tras recibir un mensaje, una pregunta o similar, decidir cuándo responder, por ejemplo si estamos muy ocupados en este momento responderemos más tarde, por lo que no interrumpirá el trabajo que se esté realizando en ese momento.

Sin embargo, conviene saber cuando es más adecuado tener una conversación cara a cara. En el caso de conversaciones más complejas o extensas, ganaremos tiempo hablando cara a cara. Pero para preguntas y respuestas rápidas, que suelen ser las más habituales, el messenger nos hará ganar mucho tiempo.

La facilidad de uso y similitudes con e-mail podría fomentar una mayor aceptación de la mensajería instantánea en el lugar de trabajo. Y, si bien el estudio proporciona pruebas claras de que la mensajería instantánea puede ser utilizada con éxito en el lugar de trabajo, Garrett dijo que ésta tecnología no puede ser utilizada de forma tan ámplia como e-mail.

Fuente del estudio Ohio State University Research

Compartelo: | | | Agregar a Google | | |

8 comentarios

  1. Inconexo // 6 de junio de 2008, 4:05  

    Yo creo que la mensajería instantánea genera más interrupciones (al contrario de lo que dice la traducción), pero menos interrupción (como suele decir el artículo *).

    Es decir, recibes muchos más mensajes de los que recibirías por correo o por teléfono, pero te supone menos tiempo darle respuesta, y te permite hacer otras cosas mientras.

    El teléfono lo odio. Primero, porque no te deja hacer nada mientras estás en la conversación. Segundo, porque tienes que contestar inmediatamente. No puedes estudiar detenidamente las preguntas antes de darle respuesta. Por último, no queda constancia de lo que se ha hablado (normalmente).

    El correo electrónico es preferible, pero se emplea demasiado tiempo en corregir ambigüedades, o en tratar de evitarlas, o en obtener las respuestas que estás buscando. Es el mejor método para formalizar un acuerdo, pero de los peores para ponerse de acuerdo en algo.

    Por último la mensajería instantánea tiene lo mejor de ambos. Es mucho más rápido ponerse de acuerdo en una idea, pero te permite hacer otras cosas mientras (no es tan instantánea). Además, la conversación queda registrada. No lleva tanto tiempo elaborar una respuesta como con el correo electrónico, pero te permite no atender una petición o retrasar una respuesta en caso necesario (no es tan instantánea).

    Como contrapartida, anuncia tu presencia y no siempre quieres que cierta gente sepa cuándo estás en línea.

    En resumen, para comunicación interna e informal, la MI es lo mejor. Para acuerdos formales y comunicación con el cliente, lo mejor es el correo electrónico. El teléfono, para cuando no quede otra alternativa.

    --
    * Sí es cierto que en un punto del artículo cita "People who used instant messaging reported that they felt they were being interrupted less frequently". No estoy de acuerdo con ese punto.

  2. YOGUI // 6 de junio de 2008, 5:54  

    En mi trabajo usamos Gtalk (por cuestiones de seguridad y de peso esta prohibido el MSN) y nos es de mucha ayuda, sobre todo para comunicarnos con otras sucursales de la empresa y para que informen de errores a los técnicos informáticos.
    Usado con responsabilidad es una herramienta mas que productiva.

  3. jlmolero // 6 de junio de 2008, 6:54  

    Lo que me parece que esta de más en el artículo es nombrar al Messenger en él. Creo que este estudio se refiere a mensajeria interna y privada dentro de la empresa.

  4. Diego Jacobi // 6 de junio de 2008, 14:41  

    En mi ciber hay un empleado, juntos con otras dos empleadas.
    Las chicas no chatean casi nada pero no saben casi nada de informática.
    El empleado se la pasa chateando muchísimo y ya no sabemos como hacer para que le entre en la cabeza que no. Deja esperando a los clientes mientras chatea y claro, pierde mucho tiempo que podría hacer otra cosa. Pero lo necesitamos porque es el único empleado que sabe formatear los windowses y no quiero perder tiempo en eso yo.
    Además si se lo despide el pobre no come nunca mas.

  5. lurdos // 6 de junio de 2008, 15:26  

    La liga a la fuente del articulo esta mal, revisala por favor.

  6. Ismael F. Madero // 6 de junio de 2008, 17:59  

    Ya está solucionado, muchas gracias!

  7. Xterm // 8 de junio de 2008, 14:52  

    Parece que un investigador de Ohio estaba distrayéndose mucho con el Messenger y su jefe quería echarlo, así que decidió fabricar un estudio que diga que usar el Messenger es bueno para la productividad.

  8. Trustek // 9 de junio de 2008, 4:21  

    Jejeje, muy bueno xterm...