miércoles, 24 de octubre de 2007

Las discográficas, en peligro de extinción

  • Las ventas de música afrontan su sexto año de caídas consecutivas.
  • Suben las descargas de pago, pero no compensan el balance global.
  • Artistas internacionales optan por prescindir de los intermediarios.
La profunda crisis que afronta el negocio discográfico amenaza con devorarlo.
Abrumado por la piratería, los avances tecnológicos y las redes P2P - a las que trata de poner freno con persecuciones legales-, el mercado de las grandes compañías no gana para sustos.

Esta vez se trata de sus artistas de primera línea, algunos de los cuales han decidido desvincularse de esta industria malherida y marcar nuevas pautas para la distribución de su obra.

Así, poco antes de que Madonna dejara plantada a su compañía de discos para firmar un contrato millonario con una promotora de conciertos, Radiohead -que no tiene sello- anunciaba a sus fans que podían descargarse su nuevo álbum en internet pagando ‘la voluntad'.
Las desavenencias entre Trent Reznor, líder de Nine Inch Nails, y Universal han alentado al músico a buscar un canal directo con su público, y hasta el propio Alejandro Sanz ha criticado en ocasiones a una industria que se preocupa más "de los ingresos que del arte".

En España, África Gallego, ex líder de Mojo Project, tras un desencuentro con su discográfica, se embarcó un proyecto que pretende "eliminar a los intermediarios". Para esta artista malagueña, vender discos no es su prioridad, sino que la gente "acuda a tus conciertos, donde se produce la verdadera magia".

Los directos, el seguro del artista

Allí, en los espectáculos en directo, es donde el artista debería obtener sus ingresos si, como augura Robert Sandall del diario The Times, los CD's se convierten en un instrumento más de promoción musical.

Para apoyar su teoría ofrece un dato revelador: el número de conciertosy su precio ha crecido en los últimos años al mismo ritmo que ha descendido la compra de CD.
No es de la misma opinión el presiente de PROMUSICAE, Antonio Guisasola, quien asegura que el disco es todavía lo que mueve "la cadena de valor", por lo que el mercado no está preparado para ofrecerlo sin ninguna contraprestación a cambio.

La industria, preocupada

Por su parte, el mercado musical afrontaba en 2006 su sexto año consecutivo de retroceso en ventas (un 15,3% respecto al anterior), una tendencia que no presenta atisbos de cambiar.
Para Antonio Guisasola, el balance es "preocupante": desde 2000, el negocio se ha reducido a la mitad y los nuevos canales de distribución -los tonos musicales y las descargas de pago-, "avanzan, pero lentamente, por lo que no compensan la caída de las ventas tradicionales".
Aunque admite que la industria no ha reaccionado tan rápido como hubiera sido deseado ante las nuevas tecnologías, culpa de la crisis a "la piratería" y a la falta de medidas legales para combatirla.

Sin embargo, algunas casas de discos luchan por buscar alternativas que garanticen su permanencia: Universal Music y otras multinacionales van a crear su propio servicio de música al estilo de i-Tunes, compatible con reproductores de MP3 y que facilitaría a los usuarios la descarga de sus catálogos gratuitamente al menos durante los primeros meses. ¿Hay luz al final del túnel?

Fuente: 20minutos

No hay comentarios:

  • Las ventas de música afrontan su sexto año de caídas consecutivas.
  • Suben las descargas de pago, pero no compensan el balance global.
  • Artistas internacionales optan por prescindir de los intermediarios.
La profunda crisis que afronta el negocio discográfico amenaza con devorarlo.
Abrumado por la piratería, los avances tecnológicos y las redes P2P - a las que trata de poner freno con persecuciones legales-, el mercado de las grandes compañías no gana para sustos.

Esta vez se trata de sus artistas de primera línea, algunos de los cuales han decidido desvincularse de esta industria malherida y marcar nuevas pautas para la distribución de su obra.

Así, poco antes de que Madonna dejara plantada a su compañía de discos para firmar un contrato millonario con una promotora de conciertos, Radiohead -que no tiene sello- anunciaba a sus fans que podían descargarse su nuevo álbum en internet pagando ‘la voluntad'.
Las desavenencias entre Trent Reznor, líder de Nine Inch Nails, y Universal han alentado al músico a buscar un canal directo con su público, y hasta el propio Alejandro Sanz ha criticado en ocasiones a una industria que se preocupa más "de los ingresos que del arte".

En España, África Gallego, ex líder de Mojo Project, tras un desencuentro con su discográfica, se embarcó un proyecto que pretende "eliminar a los intermediarios". Para esta artista malagueña, vender discos no es su prioridad, sino que la gente "acuda a tus conciertos, donde se produce la verdadera magia".

Los directos, el seguro del artista

Allí, en los espectáculos en directo, es donde el artista debería obtener sus ingresos si, como augura Robert Sandall del diario The Times, los CD's se convierten en un instrumento más de promoción musical.

Para apoyar su teoría ofrece un dato revelador: el número de conciertosy su precio ha crecido en los últimos años al mismo ritmo que ha descendido la compra de CD.
No es de la misma opinión el presiente de PROMUSICAE, Antonio Guisasola, quien asegura que el disco es todavía lo que mueve "la cadena de valor", por lo que el mercado no está preparado para ofrecerlo sin ninguna contraprestación a cambio.

La industria, preocupada

Por su parte, el mercado musical afrontaba en 2006 su sexto año consecutivo de retroceso en ventas (un 15,3% respecto al anterior), una tendencia que no presenta atisbos de cambiar.
Para Antonio Guisasola, el balance es "preocupante": desde 2000, el negocio se ha reducido a la mitad y los nuevos canales de distribución -los tonos musicales y las descargas de pago-, "avanzan, pero lentamente, por lo que no compensan la caída de las ventas tradicionales".
Aunque admite que la industria no ha reaccionado tan rápido como hubiera sido deseado ante las nuevas tecnologías, culpa de la crisis a "la piratería" y a la falta de medidas legales para combatirla.

Sin embargo, algunas casas de discos luchan por buscar alternativas que garanticen su permanencia: Universal Music y otras multinacionales van a crear su propio servicio de música al estilo de i-Tunes, compatible con reproductores de MP3 y que facilitaría a los usuarios la descarga de sus catálogos gratuitamente al menos durante los primeros meses. ¿Hay luz al final del túnel?

Fuente: 20minutos

Compartelo: | | | Agregar a Google | | |

0 comentarios