martes, 7 de agosto de 2007

El Sexo está en la nariz!

Muy buenas a todas /as. Como lo oyen... todo el mundo pensando que el sexo era determinado por alguna cadena de ADN en el cerebro, y ahora vienen los de Harvard y trás varios años de investigación descubren que existe un "interruptor" en la nariz que determina la condición sexual, en ratones, eso sí. De momento solo han podido probarlo en ratones. Transcribo la noticia
a continuación. El texto es MUY interesante, y os animo a que le echeis un vistazo...


"Investigadores de Harvard publican un estudio en la edición digital de «Nature» que obligará a replantear el esquema clásico del desarrollo del comportamiento sexual en los mamíferos. De acuerdo a la doctrina clásica, los cerebros de machos y hembras contendrían un «cableado» diferente que determina la conducta reproductiva. Este dimorfismo sexual se plasmaría durante el desarrollo del individuo, como consecuencia de las directrices hormonales programadas en los cromosomas.
En el instituto Howard Hugues, de la prestigiosa universidad norteamericana, la francesa Catherine Dulac dirige sus investigaciones a diseccionar funcionalmente los circuitos cerebrales que gobiernan la sexualidad de los roedores, tanto en sus manifestaciones finales —rituales de apareamiento y cuidados maternales— como en los orígenes de todo «affaire» ratonil, que comienza, antes incluso de que las miradas de él y ella se entrelacen, con un estímulo químico que, como dice la canción, flota en el aire: las feromonas.
«Love is in the air»
Las numerosas especies animales que se comunican sexualmente por medio de estas hormonas aéreas, cuentan con un dispositivo específico para detectarlas: el órgano vomeronasal (OVN) o de Jacobson. Se trata de un par de cavidades gemelas situadas entre la nariz y la boca, y cuyo interior está tapizado por un tipo especial de neuronas olfatorias, conectadas por los nervios vomeronasales a dos estructuras encefálicas llamadas bulbos olfativos accesorios, que a su vez enlazan con regiones del cerebro implicadas en el comportamiento sexual, como la amígdala. El típico movimiento siseante de la lengua de las serpientes tiene por objeto transportar moléculas del aire al OVN, y el llamado «reflejo de Flehmen» —la elevación del labio superior habitual en ciertos animales, como los caballos— tiene también como propósito insuflar muestras químicas del aire en estas fosas sensoriales.
Hace siete años, científicos alemanes descubrieron una proteína del ratón que sólo aparece, de forma exclusiva y abundante, en el OVN. Se trata de una molécula que actúa como «válvula» para permitir la entrada de calcio en la célula, y que cumple una función en las neuronas vomeronasales, participando en la transmisión del «mensaje sexual» de las feromonas hacia el cerebro. En ausencia de esta proteína, llamada TRPC2, el OVN no funciona, el animal se vuelve insensible a las feromonas, y su comportamiento sexual se altera: los ratones, privados de esta orientación natural, se aparean indistintamente con individuos de uno y otro sexo, y pierden respuestas feromonales, como la pelea, en el caso de los machos, y la agresividad de la madre frente a los intrusos.
Hasta aquí, los resultados no contradecían la teoría clásica. La ambigüedad demostrada por los ratones sin OVN funcional corresponde a la pérdida de esta «brújula sexual», pero es compatible con una diferente circuitería cerebral en machos y hembras.
Pero el paradigma ha zozobrado tras los experimentos de Dulac y sus colaboradores. Los investigadores han comprobado que las aberraciones de conducta en las ratonas con el OVN «averiado» van más allá: pasan a comportarse como machos; adoptan el ritual de apareamiento masculino, tratan de montar a sus congéneres, y pierden interés por su prole poco después del parto.
Cerebro «unisex»
¿Por qué las hembras muestran actitudes que se suponían «tatuadas» sólo en las conexiones cerebrales de los machos? El nuevo modelo propuesto por Dulac es que tal «tatuaje» está en realidad presente en ambos sexos: «los circuitos neuronales del comportamiento masculino se desarrollan y persisten en la hembra, pero están reprimidos por el OVN». Es decir: las ratonas dispondrían de los dos «juegos» de circuitos, y es el sistema feromonal el que elige la respuesta adecuada. Para comprobar que la pérdida del OVN desde el estado embrionario impide la formación de un «cableado» específicamente femenino, la doctora repitió los experimentos con roedores a los que se extirpó el órgano en la edad adulta. Los resultados coincidieron.
Consultada por ABC, Dulac precisó que se inclina por «un mecanismo doble, en el que el OVN actuaría tanto activando la respuesta del género correcto, en este caso la femenina, como inhibiendo la incorrecta, la masculina». La investigadora señala que el próximo paso es comprobar si ocurre lo mismo en el caso de los machos, pero que los indicios apuntan a que «existe exactamente la misma circuitería en machos y hembras»."

Noticia extraída en www.abc.es
* * *

Quizás por eso en verano todo el mundo vaya más cachondo de lo normal por la calle... Sudores, calores y por consiguiente "olores" xDD

Un saludo a todos

1 comentario:

Trustek dijo...

Esta teoría no es nueva.

Hace años que ya se formulaba, pero ahora estos científicos han probado con ratones sus efectos.

De hecho, desde hace tiempo se pueden conseguir por internet perfumes hechos a base de feromonas para que a las mujeres se les active el mecanismo reproductivo y se sientan atraidas hacia aquel que lleva el perfume.

Si funcionan o no, no lo se de primera mano ya que nunca los he comprado ni probado, así que para terminar os dejo un Trustekconsejo gratuito:
Cuidad a las mujeres ya que quien las comprenda, dominará el mundo.

El Sexo está en la nariz!

Publicado por Ismael F. Madero | 2:12 | | 1 comentarios »

Muy buenas a todas /as. Como lo oyen... todo el mundo pensando que el sexo era determinado por alguna cadena de ADN en el cerebro, y ahora vienen los de Harvard y trás varios años de investigación descubren que existe un "interruptor" en la nariz que determina la condición sexual, en ratones, eso sí. De momento solo han podido probarlo en ratones. Transcribo la noticia
a continuación. El texto es MUY interesante, y os animo a que le echeis un vistazo...


"Investigadores de Harvard publican un estudio en la edición digital de «Nature» que obligará a replantear el esquema clásico del desarrollo del comportamiento sexual en los mamíferos. De acuerdo a la doctrina clásica, los cerebros de machos y hembras contendrían un «cableado» diferente que determina la conducta reproductiva. Este dimorfismo sexual se plasmaría durante el desarrollo del individuo, como consecuencia de las directrices hormonales programadas en los cromosomas.
En el instituto Howard Hugues, de la prestigiosa universidad norteamericana, la francesa Catherine Dulac dirige sus investigaciones a diseccionar funcionalmente los circuitos cerebrales que gobiernan la sexualidad de los roedores, tanto en sus manifestaciones finales —rituales de apareamiento y cuidados maternales— como en los orígenes de todo «affaire» ratonil, que comienza, antes incluso de que las miradas de él y ella se entrelacen, con un estímulo químico que, como dice la canción, flota en el aire: las feromonas.
«Love is in the air»
Las numerosas especies animales que se comunican sexualmente por medio de estas hormonas aéreas, cuentan con un dispositivo específico para detectarlas: el órgano vomeronasal (OVN) o de Jacobson. Se trata de un par de cavidades gemelas situadas entre la nariz y la boca, y cuyo interior está tapizado por un tipo especial de neuronas olfatorias, conectadas por los nervios vomeronasales a dos estructuras encefálicas llamadas bulbos olfativos accesorios, que a su vez enlazan con regiones del cerebro implicadas en el comportamiento sexual, como la amígdala. El típico movimiento siseante de la lengua de las serpientes tiene por objeto transportar moléculas del aire al OVN, y el llamado «reflejo de Flehmen» —la elevación del labio superior habitual en ciertos animales, como los caballos— tiene también como propósito insuflar muestras químicas del aire en estas fosas sensoriales.
Hace siete años, científicos alemanes descubrieron una proteína del ratón que sólo aparece, de forma exclusiva y abundante, en el OVN. Se trata de una molécula que actúa como «válvula» para permitir la entrada de calcio en la célula, y que cumple una función en las neuronas vomeronasales, participando en la transmisión del «mensaje sexual» de las feromonas hacia el cerebro. En ausencia de esta proteína, llamada TRPC2, el OVN no funciona, el animal se vuelve insensible a las feromonas, y su comportamiento sexual se altera: los ratones, privados de esta orientación natural, se aparean indistintamente con individuos de uno y otro sexo, y pierden respuestas feromonales, como la pelea, en el caso de los machos, y la agresividad de la madre frente a los intrusos.
Hasta aquí, los resultados no contradecían la teoría clásica. La ambigüedad demostrada por los ratones sin OVN funcional corresponde a la pérdida de esta «brújula sexual», pero es compatible con una diferente circuitería cerebral en machos y hembras.
Pero el paradigma ha zozobrado tras los experimentos de Dulac y sus colaboradores. Los investigadores han comprobado que las aberraciones de conducta en las ratonas con el OVN «averiado» van más allá: pasan a comportarse como machos; adoptan el ritual de apareamiento masculino, tratan de montar a sus congéneres, y pierden interés por su prole poco después del parto.
Cerebro «unisex»
¿Por qué las hembras muestran actitudes que se suponían «tatuadas» sólo en las conexiones cerebrales de los machos? El nuevo modelo propuesto por Dulac es que tal «tatuaje» está en realidad presente en ambos sexos: «los circuitos neuronales del comportamiento masculino se desarrollan y persisten en la hembra, pero están reprimidos por el OVN». Es decir: las ratonas dispondrían de los dos «juegos» de circuitos, y es el sistema feromonal el que elige la respuesta adecuada. Para comprobar que la pérdida del OVN desde el estado embrionario impide la formación de un «cableado» específicamente femenino, la doctora repitió los experimentos con roedores a los que se extirpó el órgano en la edad adulta. Los resultados coincidieron.
Consultada por ABC, Dulac precisó que se inclina por «un mecanismo doble, en el que el OVN actuaría tanto activando la respuesta del género correcto, en este caso la femenina, como inhibiendo la incorrecta, la masculina». La investigadora señala que el próximo paso es comprobar si ocurre lo mismo en el caso de los machos, pero que los indicios apuntan a que «existe exactamente la misma circuitería en machos y hembras»."

Noticia extraída en www.abc.es
* * *

Quizás por eso en verano todo el mundo vaya más cachondo de lo normal por la calle... Sudores, calores y por consiguiente "olores" xDD

Un saludo a todos

Compartelo: | | | Agregar a Google | | |

1 comentarios

  1. Trustek // 10 de agosto de 2007, 10:22  

    Esta teoría no es nueva.

    Hace años que ya se formulaba, pero ahora estos científicos han probado con ratones sus efectos.

    De hecho, desde hace tiempo se pueden conseguir por internet perfumes hechos a base de feromonas para que a las mujeres se les active el mecanismo reproductivo y se sientan atraidas hacia aquel que lleva el perfume.

    Si funcionan o no, no lo se de primera mano ya que nunca los he comprado ni probado, así que para terminar os dejo un Trustekconsejo gratuito:
    Cuidad a las mujeres ya que quien las comprenda, dominará el mundo.