sábado, 10 de mayo de 2008

Según Harvard Jugar al GTA IV no nos convierte en asesinos

Un estudio realizado en la Universidad de Harvard ha concluido que los videojuegos no convierten a los niños en psicópatas asesinos sedientos de sangre.

Un estudio realizado por Lawrence Kutner y Cheryl Olson, miembros de la Escuela Médica de Harvard, titulado "Grand Theft Childhood: The Surprising Truth About Violent Video Games and What Parents Can Do" (La sorprendente verdad sobre los videojuegos violentos y que pueden hacer los padres) promete desmentir los falsos mitos sobre los efectos de los videojuegos en los niños.

Tras dicho estudio, realizado durante dos años entre más de 1200 niños y niñas que rondaban los 13 años, han concluido que no existe ninguna causa que relacione los videojuegos con actitudes agresivas de los niños.

No hay diferencias significativas de comportamiento entre los que juegan a los videojuegos y los que no. En ambos hay gente "normal" y gente conflictiva. La única relación que puede darse es que aquellos niños que ya son agresivos, puedan buscar videojuegos violentos. Incluso jugar a videojuegos es una actividad que favorece la socialización de los niños.

¡Vaya novedad!, diremos muchos en tono sarcástico, pero no es ninguna tontería que unos investigadores serios de una universidad más seria todavía, se pronuncien tan rotundamente.

En repetidas ocasiones hemos tenido que aguantar que alguien nos dijera que los juegos violentos nos hacían más violentos, y que dejar jugar a los niños a sus videojuegos favoritos, los de matar todo lo que se ponga por delante con más o menos argumento, los convertiría en futuros asesinos psicópatas sedientos de sangre.

¡Valiente gilipollez!, decía yo, pero la gente solo oye lo que quiere oír. En cuanto escuchan que un chaval de 15 años ha cogido una katana y ha matado a sus padres, echan la culpa a un juego de ordenador. Si el individuo tiene problemas mentales, desorden de personalidad, falta de afecto o, simplemente, está mal follado, no tiene nada que ver, la culpa es de unos señores muy malos que han programado un videojuego para convertirnos en psicópatas y esbirros para dominar el mundo.

Lo grave no es que esto lo diga la vecina del quinto en una de sus reuniones con la vecina del segundo, o algunos padres que no conozcan muy de cerca los videojuegos y puedan tener ciertas reservas, sino que lo digan los medios y la prensa "seria". Hasta el telediario, manipulando de nuevo nuestras inocentes mentes, echa la culpa a los videojuegos en cuanto tiene ocasión o se ensaña con ellos cuando alguna asociación u organismo de hipócritas puritanos con mucho tiempo libre, intenta prohibir la venta de un videojuego porque es "demasiado violento".

Parecen no darse cuenta que ésto consigue todo lo contrario. Le da más publicidad al juego y produce más ganas de jugarlo. Por lo tanto, si utilizo los argumentos de los enemigos de los videojuegos puedo deducir el siguiente silogismo: Si un organismo intenta prohibir un videojuego porque es violento, e intentar prohibirlo produce más publicidad y ganas de jugar con él, entonces, dicho organismo nos está convirtiendo en asesinos.

Conclusión: ¡Prohibamos estos organismos!

Un juego como GTA no hubiese pasado de ser un simple juego con malos gráficos, donde hay que hacer una serie de misiones como un mercenario urbano, si no fuese por el escándalo que montaron por intentar prohibirlo.

Ahora, su última entrega, GTA IV, ha recaudado más en una sola semana, que la película más taquillera del cine. Debe estar muy muy agradecido a sus retractores, yo les mandaría una tarta.

Veremos si la próxima vez que alguien intente censurar algún videojuego puede aportar argumentos nuevos, porque estos ya no valdrán.

4 comentarios:

Elena Garcia dijo...

Como profesora de secundaria, diría más, con los programas tan absurdos que debemos soportar, basados en ejercicios repetitivos en los que la imaginación no cuenta para nada, y aún menos la elaboración de estrategias, resulta que empíricamente he observado que mis alumnos gammers, tienen un rendimiento muy superior a los que no lo son, especialmente en las tareas que requieren una cierta inteligencia, y no, simplemente, poner codos para aprender algo que no se entiende.
Pero muchos de mis compañeros se escandalizan cuando digo esto. Les voy a pasar por las narices el estudio de Harward, que al menos, ataca frontalmente el tópico de la violencia. Muchas gracias por su divulgación.

Trustek dijo...

Gracias a ti, Elena, por compartir tu experiencia con nosotros.

Stradh dijo...

Bueno, yo no soy ni profesor ni nada parecido, pero si quiero decir que hace un tiempo el ministerio de educacion saco unos estudios que demostraban que los juegos de rol era buenos para los chavales ya que ayudaban a socializarse y disminuia la agresividad. Aun asi, la gente que esta en contra de los juegos de rol sin haber jugado antes y sin ni siquiera saber de que se esta hablando, no se creen dicho estudio y dicen que no tiene sentido, asi que, bueno, ahora la vecina del quinto dira que "los de harvar no tienen ni idea de lo que se dicen, porque he visto en la tele que un chaval de 13 ha matado a un colega de clase"

Jorge dijo...

"mis alumnos gammers, tienen un rendimiento muy superior a los que no lo son"

estaría bien que hicieras un estudio más a fondo, podría ser que los gamers tuvieran también más dinero, mejor nutrición, mejor espacio de trabajo, padres más comprensivos, o simplemente, que a los chicos que son inteligentes por naturaleza les llaman la atención los juegos. no estoy en contra de los videojuegos ni nada, aunque desafortunadamente tampoco soy gamer, pero no sé si influyan los videojuegos en hacer a los chicos más inteligentes o los chicos inteligentes en hacer (divertidos) a los juegos.

Un estudio realizado en la Universidad de Harvard ha concluido que los videojuegos no convierten a los niños en psicópatas asesinos sedientos de sangre.

Un estudio realizado por Lawrence Kutner y Cheryl Olson, miembros de la Escuela Médica de Harvard, titulado "Grand Theft Childhood: The Surprising Truth About Violent Video Games and What Parents Can Do" (La sorprendente verdad sobre los videojuegos violentos y que pueden hacer los padres) promete desmentir los falsos mitos sobre los efectos de los videojuegos en los niños.

Tras dicho estudio, realizado durante dos años entre más de 1200 niños y niñas que rondaban los 13 años, han concluido que no existe ninguna causa que relacione los videojuegos con actitudes agresivas de los niños.

No hay diferencias significativas de comportamiento entre los que juegan a los videojuegos y los que no. En ambos hay gente "normal" y gente conflictiva. La única relación que puede darse es que aquellos niños que ya son agresivos, puedan buscar videojuegos violentos. Incluso jugar a videojuegos es una actividad que favorece la socialización de los niños.

¡Vaya novedad!, diremos muchos en tono sarcástico, pero no es ninguna tontería que unos investigadores serios de una universidad más seria todavía, se pronuncien tan rotundamente.

En repetidas ocasiones hemos tenido que aguantar que alguien nos dijera que los juegos violentos nos hacían más violentos, y que dejar jugar a los niños a sus videojuegos favoritos, los de matar todo lo que se ponga por delante con más o menos argumento, los convertiría en futuros asesinos psicópatas sedientos de sangre.

¡Valiente gilipollez!, decía yo, pero la gente solo oye lo que quiere oír. En cuanto escuchan que un chaval de 15 años ha cogido una katana y ha matado a sus padres, echan la culpa a un juego de ordenador. Si el individuo tiene problemas mentales, desorden de personalidad, falta de afecto o, simplemente, está mal follado, no tiene nada que ver, la culpa es de unos señores muy malos que han programado un videojuego para convertirnos en psicópatas y esbirros para dominar el mundo.

Lo grave no es que esto lo diga la vecina del quinto en una de sus reuniones con la vecina del segundo, o algunos padres que no conozcan muy de cerca los videojuegos y puedan tener ciertas reservas, sino que lo digan los medios y la prensa "seria". Hasta el telediario, manipulando de nuevo nuestras inocentes mentes, echa la culpa a los videojuegos en cuanto tiene ocasión o se ensaña con ellos cuando alguna asociación u organismo de hipócritas puritanos con mucho tiempo libre, intenta prohibir la venta de un videojuego porque es "demasiado violento".

Parecen no darse cuenta que ésto consigue todo lo contrario. Le da más publicidad al juego y produce más ganas de jugarlo. Por lo tanto, si utilizo los argumentos de los enemigos de los videojuegos puedo deducir el siguiente silogismo: Si un organismo intenta prohibir un videojuego porque es violento, e intentar prohibirlo produce más publicidad y ganas de jugar con él, entonces, dicho organismo nos está convirtiendo en asesinos.

Conclusión: ¡Prohibamos estos organismos!

Un juego como GTA no hubiese pasado de ser un simple juego con malos gráficos, donde hay que hacer una serie de misiones como un mercenario urbano, si no fuese por el escándalo que montaron por intentar prohibirlo.

Ahora, su última entrega, GTA IV, ha recaudado más en una sola semana, que la película más taquillera del cine. Debe estar muy muy agradecido a sus retractores, yo les mandaría una tarta.

Veremos si la próxima vez que alguien intente censurar algún videojuego puede aportar argumentos nuevos, porque estos ya no valdrán.

Compartelo: | | | Agregar a Google | | |

4 comentarios

  1. Elena Garcia // 11 de mayo de 2008, 19:03  

    Como profesora de secundaria, diría más, con los programas tan absurdos que debemos soportar, basados en ejercicios repetitivos en los que la imaginación no cuenta para nada, y aún menos la elaboración de estrategias, resulta que empíricamente he observado que mis alumnos gammers, tienen un rendimiento muy superior a los que no lo son, especialmente en las tareas que requieren una cierta inteligencia, y no, simplemente, poner codos para aprender algo que no se entiende.
    Pero muchos de mis compañeros se escandalizan cuando digo esto. Les voy a pasar por las narices el estudio de Harward, que al menos, ataca frontalmente el tópico de la violencia. Muchas gracias por su divulgación.

  2. Trustek // 12 de mayo de 2008, 0:42  

    Gracias a ti, Elena, por compartir tu experiencia con nosotros.

  3. Stradh // 13 de mayo de 2008, 3:24  

    Bueno, yo no soy ni profesor ni nada parecido, pero si quiero decir que hace un tiempo el ministerio de educacion saco unos estudios que demostraban que los juegos de rol era buenos para los chavales ya que ayudaban a socializarse y disminuia la agresividad. Aun asi, la gente que esta en contra de los juegos de rol sin haber jugado antes y sin ni siquiera saber de que se esta hablando, no se creen dicho estudio y dicen que no tiene sentido, asi que, bueno, ahora la vecina del quinto dira que "los de harvar no tienen ni idea de lo que se dicen, porque he visto en la tele que un chaval de 13 ha matado a un colega de clase"

  4. Jorge // 13 de mayo de 2008, 7:20  

    "mis alumnos gammers, tienen un rendimiento muy superior a los que no lo son"

    estaría bien que hicieras un estudio más a fondo, podría ser que los gamers tuvieran también más dinero, mejor nutrición, mejor espacio de trabajo, padres más comprensivos, o simplemente, que a los chicos que son inteligentes por naturaleza les llaman la atención los juegos. no estoy en contra de los videojuegos ni nada, aunque desafortunadamente tampoco soy gamer, pero no sé si influyan los videojuegos en hacer a los chicos más inteligentes o los chicos inteligentes en hacer (divertidos) a los juegos.